Medicina en la Época Victoriana

Con la mejora de las deplorables condiciones en las que vivían en las ciudades las familias trabajadoras, los sistemas sanitarios y los avances médicos comenzaron a evolucionar provocando cambios revolucionarios en todos campos de la medicina.

Muchos de esos cambios fueron el inicio de la medicina moderna. Los médicos, “physicians”, tuvieron que enfrentarse, por la puesta en práctica de las nuevas técnicas, a un sinfín de controversias, muchas de ellas promovidas por la iglesia, que veían en ellas una manera de contrariar la voluntad de Dios y lo que ellos consideraban “la ley natural”.

Uno de los pioneros en estos cambios fue el ginecólogo James Simpson.

James Young Simpson fue un doctor escocés que aplicó, por primera vez,  el cloroformo como anestesia para los partos especialmente difíciles y dolorosos. De hecho, el descubrimiento del cloroformo como anestésico y sustitutivo del éter fue puramente casual. Se cuenta que Simpson se reunía con otros médicos para probar ellos mismos nuevas sustancias que pudieran tener utilidad en el campo de la medicina.  Una noche la sustancia de prueba fue el cloroformo y Simpson observó como sus amigos quedaban inconscientes y no se recuperaban de esa inconsciencia hasta algún tiempo después.

Viendo que esta sustancia era más eficaz como “adormidera” o anestésico que el éter decidió promover su uso en la cirugía y utilizarlo en aquellos partos especialmente dolorosos. Además corrigió el método de administración, ya que él demostró que la administración por medio de una toalla  o una esponja empapada en cloroformo, era más efectiva que por inhalación

Aunque el doctor Simpson tuvo seguidores, fueron muchos los doctores que no se fiaban de la nueva sustancia y siguieron usando el éter. Uno de los mayores obstáculos con los que encontró Simpson fue con la religión, que consideraba que el parto y nacimiento implicaban dolor y atenuar ese dolor iba en contra de la voluntad de Dios.

Afortunadamente, poco a poco, las ideas de Simpson fueron encontrando más seguidores que detractores y hoy es considerado como uno de los padres de la anestesia moderna.

William Bowman, médico, anatomista y oftalmólogo británico,  fue uno de los investigadores médicos que más han contribuido al avance de la medicina. Sus estudios de los órganos humanos a través del microscopio trajeron descubrimientos revolucionarios a la ciencia médica y quirúrgica. Su primera investigación importante fue el estudio del músculo estriado, aunque uno de sus mayores descubrimientos fue la Cápsula de Bowman, unidad renal donde se realiza el filtrado de las sustancias de excreción. Este hallazgo supuso un gran avance en el tratamiento de las enfermedades renales.

Pero su afán por el estudio de la anatomía por medio del microscopio le llevó a lograr otros avances en el campo de la ciencia: los descubrimientos de la Glándula de Bowman, glándulas olfativas, o, más relacionado con su especialidad oftalmológica, la Membrana de Bowman, una de las cinco capas de la córnea.

William Bowman fue nombrado Caballero del Imperio Británico por la Reina Victoria, por sus contribuciones al desarrollo de la medicina.

Benjamin Brodie fue un cirujano británico cuyas investigaciones se centraron en los estudios de los huesos y las articulaciones, sus dolencias y los posibles tratamientos, todos ellos encaminados al logro del descenso en el número de amputaciones de los miembros, tan común en la época.

La gran repercusión de sus estudios le reportaron el nombramiento de Presidente del Colegio Médico Británico, cargo que aprovechó para difundir la necesidad de trabajar en la investigación médica por encima de otras cuestiones ajenas a la ciencia. Fue nombrado baronet por la Reina Victoria, ya que trató como médico a miembros de la familia real.

William Budd fue un doctor de la época victoriana especializado en epidemiología. Tomando como base los trabajos sobre las epidemias y su difusión de su colega contemporáneo John Snow, Budd estudió como la leche y el agua eran los principales difusores del contagio de enfermedades tan graves como el cólera y el tifus, que causaban auténticas epidemias y miles de muertes al año.

El trabajo de William Budd no sólo supuso un gran avance en la medicina sino que sirvió como revulsivo para que las autoridades se preocuparan más de las condiciones higiénicas de las ciudades  en general y  del sistema de aguas en particular, como principal difusor de los contagios. En la primera ciudad en la que se llevó a cabo este saneamiento de aguas fue en Bristol.

Joseph Lister, cirujano inglés aprendió los métodos de su oficio y la investigación científica de la mano de su padre Joseph Jackson, uno de los primeros investigadores que usaron el microscopio como principal instrumento de estudio médico.

Una de las principales preocupaciones de Lister como médico cirujano, era el alto porcentaje de muertos a causa de las infecciones producidas por las heridas  y por los cortes producidos después de una intervención quirúrgica.

En su trabajo como cirujano en la Royal Glasgow Infirmary desarrolló un método de asepsia y antisepsia mediante el sometimiento del instrumental quirúrgico al calor, como método de desinfección. Después de estudiar las conclusiones de Louis Pasteur sobre los microorganismos bacterianos, llegó a la conclusión de que la mayor parte de las infecciones contraídas en las heridas eran de origen bacteriano, por lo que una perfecta higiene y desinfección tanto del instrumental como de las manos del médico eran fundamentales.

Para erradicar las infecciones probó con increíble éxito el uso del fenol como antiséptico, no sólo para desinfectar los instrumentos de operación, sino para lavar las manos de los cirujanos y para aplicarlo a las heridas abiertas como bactericida. Después del uso habitual de este método en los hospitales, las muertes por infección de heridas disminuyeron en un número muy considerable. Lister fue también el inventor del pulverizador de gas carbólico como método antiséptico.

Los métodos del doctor Lister se aplicaron en las curas e intervenciones médicas a los soldados de la guerra franco prusiana demostrando su utilidad y con ello acallando las críticas que el provocaron sus teorías sobre la antisepsia.

Además el doctor Lister introdujo el catgut como hilo de sutura; este material “confeccionado” con hilos de membrana del intestino del gato demostró ser muy eficaz como hilo para coser las heridas y evitar infecciones, ya que al ser proteico era reabsorbido por el organismo. Lo probó por primera vez en una intervención que le realizó a su hermana y posteriormente se reveló como uno de los mayores avances de la medicina.

Anuncios

Curiosidades de la Época Victoriana II


Sabías qué?

En 1859,  las teorías del naturalista inglés Charles Darwin provocaron estupor entre la religiosos y conservadores victorianos. Para una sociedad que tomaba la Biblia de un modo bastante literal, sobre todo en lo que se refiere a los pasajes de la creación,   la sugerencia de que las especies no fueron creadas tal y como las conocemos, sino que podrían ser el resultado de una evolución, que duró millones de años, resultó demasiado audaz.

La idea de que el hombre podría ser un descendiente evolucionado del simio fue tan controvertida que tanto la Iglesia, como la comunidad científica como gran parte de la sociedad consideró las teorías de Darwin como invenciones sin fundamento.

Sabías qué?

Emma Wedgwood Darwin,  la esposa de Charles Darwin,  escribió un cuaderno de recetas de cocina donde describía no sólo los productos más característicos usados en la cocina victoriana, sino la manera de cocinarlos.  Pero además Mrs Darwin anotó curiosidades y anécdotas personales de la vida familiar de los Darwin, convirtiendo sus cuadernos de recetas en todo un documento histórico de la vida familiar y más desconocida del genial naturalista inglés.

El libro es además un reflejo de la vida cotidiana y los gustos culinarios de la clase alta victoriana.

Los autores, Dusha Bateson y Weslie Janeway, recogieron 55 recetas de Emma Darwin y las recrearon y probaron, adaptándolas a los gustos actuales y editándolas en 2008 en un nuevo recetario titulado Mrs. Charles Darwin‘s Recipe Book: Revived and Illustrated, donde conviven la historia, la época victoriana, la cocina y la botánica contadas con sencillez y, al mismo tiempo, precisión por la esposa de gran naturalista inglés.

Sabías qué?

No todos los victorianos aceptaron de buen grado la nueva y competitiva sociedad industrial. Frente a la competitividad, muchos propusieron otro tipo de empresa y de negocio para permitir que toda la sociedad, especialmente los trabajadores tuvieran acceso a los bienes de consumo.

Owen puede ser considerado como el padre del movimiento co-operativista. El creía que los trabajadores deberían tener acceso a la educación y a la formación, para procurarse por sí mismos los medios de subsistencia, mediante empresas y negocios gestionados por ellos mismos. Al mismo tiempo, los productos ofrecidos en estas tiendas podrían proporcionar alimentación y otros productos a otros trabajadores a un precio asequible.

Hoy en día en Gran Bretaña sigue existiendo el movimiento Co-op, que sería el heredero del sistema co-operative, y que sigue existiendo en los países de habla hispana como Cooperativas.

Sabías qué?

Tres de los valores fundamentales de la época Victoriana eran el orgullo, el idealismo y el patriotismo. La mayor parte de los victorianos  tenían gran confianza en el imperio y creían que duraría para siempre.

La literatura y las canciones populares enfatizaban los logros conseguidos por Gran Bretaña durante este periodo y estos valores representaban gran parte del éxito de la superioridad británica ante el mundo.

Los deportes de equipo, que promovían el fair play, o juego limpio, la competitividad y el espíritu de equipo se hicieron muy populares durante este periodo.

Inventos Victorianos que ayudaron a la medicina

En 1842, Edwin Chadwick, reformista social inglés conocido por su trabajo para reformar y mejorar las condiciones sanitarias y la salud pública,   un informe que mostraba que al menos el 50% de las ciudades británicas tenían suministros de agua insalubres. Las epidemias de cólera eran devastadoras. Poco a poco la sociedad victoriana se fue haciendo más consciente de la necesidad de mejorar las condiciones de vida higiénicas y se fueron introduciendo mejoras médicas y de salubridad.

EL SPRAY ANTISÉPTICO

Louis Pasteur demostró que las bacterias y gérmenes eran los causantes de enfermedades y buscaba una solución para evitar infecciones masivas.

Pero fue el cirujano inglés Joseph Lister, en 1869,  el que descubrió un spray carbólico cuyo uso contribuyó a reducir en gran medida el número de muertes por infecciones contraídas en el quirófano. Fue también Lister quien utilizó el catgut como hilo de sutura; este hilo era en realidad una serie de filamentos realizados con láminas de membranas de serosa intestinal de gato.

Lister defendió el uso del fenol como antiséptico para lavar el instrumental utilizado por los cirujanos, las manos de los propios cirujanos y las heridas abiertas de los pacientes. El uso generalizado de los antisépticos contribuyó en gran medida a la reducción de muertes por infección de las heridas o por el paso de un paciente por el quirófano.

EL INHALADOR DE ÉTER

Fue el primer anestésico, ya que hasta 1846, fecha en la que el dentista americano Horalce Wells la utilizó por primera vez para dejar inconsciente a un paciente, las intervenciones quirúrgicas se realizaban sin anestesia. Posteriormente en 1850 se extendió por todo el mundo mediante un inhalador de éter llamado Morton.

LA JERINGUILLA HIPODÉRMICA

En 1844 el físico irlandés Francis Rynd inventó una aguja hueca (hollow needle) para poder inyectar fluidos al cuerpo. A partir de esta aguja Alexander Wood, médico escocés,  inventó la aguja hipodérmica en 1853.

El cirujano francés, Charles Parvaz, mejoró el invento añadiéndole a la aguja el pistón, creando la primera jeringuilla hipodérmica, para inyectar sustancias directamente dentro del cuerpo; su jeringuilla era de plata y tenía un movimiento de tornillo.

EL ESTETOSCOPIO

La invención del estetoscopio tiene su origen en una anécdota curiosa: el médico francés René Laennec se sentía muy avergonzado cada vez que tenía que acercar su oído al pecho de sus pacientes femeninas. Para evitar esa situación tan incómoda inventó un tubo de unos 30 cm de largo que le permitía escuchar los latidos del corazón sin tener que acercarse;  este tubo sería considerado el primer estetoscopio.

EL ENDOSCOPIO

Comenzó a utilizarse alrededor de 1880 y consistía en un cilindro de metal que tenía una base para sujetar una vela y un reflector que funcionaba como un sistema de espejos. Estos primeros endoscopios se utilizaron para el análisis del conducto auditivo del paciente.

EL TALADRO DE DENTISTA

En 1871 James Beall Morrison patenta el primer taladro dental mecánico, lo cual supuso una revolución en el mundo de la odontología.

Inventos de la Época Victoriana: Inventos para el Hogar

LA ASPIRADORA

El suelo y las alfombras de toda la casa eran cepilladas o barridas a mano hasta la llegada de este nuevo invento.  Los primeros aparatos fueron creados a finales del siglo XIX y tuvieron escaso éxito, básicamente por la dificultad que suponía moverlas y accionarlas y porque más que aspirar el polvo lo levantaban y expulsaban a otra parte.

Una de las primeras aspiradoras manuales fue la creada por  que patentó en 1869. En 1876 fue Melville Bisell quien creó una aspiradora para su mujer; el éxito le llevó a crear la Bisell Carpet  Sweepers, compañía de la que se hizo cargo su esposa Anna a su muerte. En 1879 John Thurman creó la primera barredora con motor.

En 1901, el británico Hubert C. Booth mejoró la aspiradora de Thurman, y creó la British Vacuum Cleaner Company, redefiniendo y mejorando  su modelo durante décadas, aunque no pudo competir con la revolucionaria Hoover, que el inventor del mismo nombre desarrollaría décadas después.

LA PLANCHA

Aunque ya existían diferentes “planchas” para las labores domésticas, no fue hasta 1882 cuando se inventó una plancha eléctrica sin cable. El calor venía de una resistencia eléctrica colocada en la base. Se le atribuye el invento a Henry w. Seely de Nueva York. El problema de uso que presentaban estas planchas era la dificultad para controlar la temperatura. Esto se solucionó en los años 20 con la invención del termostato.

EL HORNO ELECTRICO

En 1879 se desarrolló un horno eléctrico  que se cargaba electricamente con cables calentados en una olla.En 1881 se le incorporaron a los hornillos o fogones elementos eléctricos.

LA LÁMPARA DE PARAFINA

También conocida como lámpara de keroseno se inventó alrededor de 1854 y utilizaba el keroseno como combustible. Esta lámpara a  pesar de ser utilizada en los hogares, para iluminar las habitaciones se siguieron usando las velas.

OTROS INVENTOS

Otros inventos que hcieron mas facil la vida cotidiana de los Victorianos fueron el abrelatas o la tetera eléctrica.

Inventos de la Época Victoriana (III)

EL FONÓGRAFO

El francés Édouard-Léon Scott de Martinville patentó el primer aparato capaz de grabar una vibración sonora; pero aunque la grababa no era capaz de reproducirla. A este dispositivo se le llamó fonoautógrafo y era usado para determinar la frecuencia de un tono musical y para estudiar el sonido y el habla.

Thomas Edison patentó el fonógrafo en 1878. Este aparato podía no sólo grabar sino reproducir lo que grababa. La primera canción que se reprodujo fue Mary had a little lamb. En 1888, el americano Emile Berliner desarrolló el primer tocadiscos o gramófono. El gramófono se convirtió en el aparato de moda en los hogares victorianos de clase alta.

EL CALOTIPO

Las primeras fotografías se realizaron con el calotipo,  invento patentado en 1843 el británico William Henry Fox Talbot. Su invento proporcionaba imágenes poco nítidas y carecía de una escala de grises- que sí proporcionaría el Daguerrotipo desarrollado por Daguerre, pero el procedimiento para la obtención de imágenes era muy económica, fácil de usar y con un tiempo de exposición de “sólo” 30 minutos. Entre 1844 y 1846 Talbot público The Pencil of Nature, el primer libro ilustrado con fotografías. La foto inferior, obra de Talbot, se titula Schreiner in Lacock.

EL NEUMÁTICO

John Boyd Dunlop, inventor escocés, desarrolló  en 1887 el primer neumático con cámara de aire para el triciclo de su hijo de nueve años, cuando vivían en Belfast. Como el triciclo traqueteaba, Dunlop infló unos tubos de goma con una bomba de aire. Después envolvió los tubos de goma con una lona para protegerlos y los pegó sobre las llantas de las ruedas del triciclo. Patentó su invento del neumático en 1888. En 1870 se le comunicó que su patente había sido invalidada por el también inventor escocés Robert William Thomson, quien ya la había patentado en 1846. Después de litigar con Thomson, Dunlop recobró la patente del neumático y en 1889 formó la Dunlop Rubber Company para fabricar neumáticos de bicicletas.

Inventos de la Época Victoriana(II)

LA LUZ  ELÉCTRICA

Como sucede con el teléfono, a nivel popular, se le atribuye la invención de la luz eléctrica y la bombilla de filamentos al americano Thomas Edison, cuando realmente fue el británico Joseph Swam el que en 1878 recibió la patente de su invento y un año después empezó a instalar bombillas en hogares de  Inglaterra. En 1881 creó su propia empresa la Swam Electric Light Company que empezó la distribución comercial.

En 1889 Edison recibió la patente americana de una lámpara muy similar a la de Swam y reclamó ser el verdadero inventor. Swam le permitió conservar la patente americana, y el se quedaría con los derechos en Gran Bretaña.

En 1883 se fundó la Edison & Swan United Electric Light Company. La variante del filamento de celulosa que usaba Swan se convirtió en un estándar de la industria, excepto para la Edison Company que seguía usando los filamentos de bambú hasta la fusión de 1892 que dio origen a la General Electric.

Inventos de la Época Victoriana (I)

EL TELÉGRAFO

En 1837, los físicos británicos Charles Wheatstone y William Fothergill Cooke patentaron un telégrafo de 5 agujas que la Great Western Railway les encargó instalar entre la estación de Paddington de Londres y West Drayton. Siete años más tarde el inventor estadounidense Samuel Morse envió el primer mensaje telegráfico empleando rayas y puntos. Morse inauguró la primera línea de su telégrafo eléctrico entre el Capitolio de Washington y Baltimore. La simplicidad y rapidez de su sistema hicieron que fuera el sistema de Samuel Morse el que se adoptara en la mayoría de los paises que utilizaban el telégrafo .

(Más información en : http://www.ucm.es/info/hcontemp/leoc/telegrafo%20electrico.htm)

LA MÁQUINA DE ESCRIBIR

Aunque la primera máquina de escribir se desarrolló en 1868 no fue hasta 5 años más tarde cuando se distribuyó comercialmente, y las oficinas victorianas comenzaron a reemplazar el papel y la tinta por estas “modernas” máquinas.

EL TELÉFONO

Aunque habitualmente se considera a Alexander Bell el inventor del teléfono, no fue él, sino el italiano Antonio Meucci el que desarrolló la idea del teléfono tal y como la concebimos. En 1857, Meucci construyó un teléfono para conectar su oficina con el dormitorio de su esposa, que tenía problemas de movilidad, y así poder estar comunicados. A este invento lo llamo teletrófono.  A causa de los problemas económicos por los que estaba atravesando, no pudo registar la patente de su invento pero sí presentarselo a una empresa, aunque a ésta no le interesó el invento.

Los papeles del invento de Meucci fueron a parar a manos del americano de origen escocés Alexander Bell que en 1876 lo patentó como si lo hubiera inventado él. Elisha Gray y Thomas Edison introdujeron mejoras en el desarrollo del teléfono.

Han transcurrido muchos años desde la invención del teléfono pero la historia le ha hecho finalmente justicia a Antonio Meucci: El 11 de junio de 2002 el Congreso de los Estados Unidos aprobó la resolución 269, por la que reconoció que el inventor del teléfono había sido Antonio Meucci y no Bell. En la resolución, aprobada por unanimidad, los representantes estadounidenses estiman que “la vida y obra de Antonio Meucci debe ser reconocida legalmente, y que su trabajo en la invención del teléfono debe ser admitida”.

Antonio_Meucci